Mejores maneras de invertir en materias primas

La inversión en materias primas es una de las mas populares en el mundo de la inversión y trading mundial, sobre todo el de las dos materias primas reinas en los mercados mundiales: el oro y el petróleo, los cuales, por varias razones son muy importantes en nuestras sociedades.

Invertir en materias primas está al alcance de todo el mundo hoy, siendo una inversión como otra cualquiera a la que podemos acudir en los diferentes mercados mundiales en que cotizan las mismas para intentar comprar los instrumentos que mejor reflejen su precio.

Evidentemente, esto último es algo lógico de entender.

Como nos dice el sentido común es muy difícil invertir en materias primas directamente, sobre todo en nuestras sociedades súper-urbanas.

¿Te imaginas comprando paquetes de azúcar para venderlos en un futuro como inversión?

¿O comprando unas vacas para venderlas en unos años?

¿O comprando sacos de maíz con la idea de tenerlos como vehículo de inversión a largo plazo?

Pues no.

Aquí los únicos que pueden permitirse el lujo de decir que invierten directamente en materias primas, aunque de una manera diferente, mediante el trabajo y producción de las mismas, son los agricultores y ganaderos.

Por ejemplo, el agricultor de azúcar y el de maíz podrán beneficiarse cuando los precios de ambas materias primas suban bastante.

Por el contrario, el ciudadano de la ciudad, el 99,9% de la gente hoy en día, se verá perjudicado pues su cesta de compra subirá.

 

Invertir físicamente en materias primas

 

La única que nos permite una inversión mas o menos aceptable desde un punto de vista físico es la inversión en metales, en especial el oro y la plata. Sobre todo en el primero caso podremos comprar cantidades importantes del mismo y podremos conservarlas de manera bastante eficiente, pues no ocupa mucho espacio, en sitios lo más seguros posibles.

Este ejemplo lógico explica el por qué del oro como materia prima que llego a ser considerado el dinero primordial.

Como podéis ver sus características de conservación, almacenamiento y transporte lo hacen una divisa incorruptible y muy difícil de manipular.

Por el contrario, el resto de las materias primas o bien se deterioran muy rápido como el azúcar o el zumo de naranja, o bien son muy complicadas de almacenar de manera eficiente, como el hierro o petróleo.

Es por estas razones, sobre todo por el tema de la custodia, que no es aconsejable en absoluto el comprar materias primas físicamente para invertir, con la excepción ya comentada del oro y la plata.

De hecho, tener alguna moneda de oro posiblemente no le haría daño a nadie con una cartera de inversión diversificada.

Nunca se sabe lo que puede pasar.

 

Mejores maneras de invertir en materias primas

 

La opción mas conocida para comerciar con materias primas es la del trading de futuros mediante los brokers del sector, pero aquí tengo que decir que el comercio de futuros no es un vehículo para nada recomendable para la inversión en esos activos.

El problema aquí es que los contratos de futuros son bastante grandes en tamaño y además tienen unos costes de rollover que pueden resultar bastante onerosos de cara al largo plazo, por no decir que tampoco tienen dividendos ni nada parecido, teniendo que contar simplemente con apreciaciones en el precio del activo.

En ese sentido la manera más eficiente de intentar invertir seria comprando el futuro sin apalancamiento, pero como he dicho, algunos de esos contratos son bastante grandes y hay que estar cambiándolos cada dos por tres porque los contratos van venciendo cada pocos meses.

Sinceramente, no creo que este sea el vehículo para invertir en materias primas que debería usar un inversor minorista.

Para lo que si sirven estos mercados es para hacer trading de futuros, quizá el mercado de derivados más profesional del mundo, cosa que podemos ver solo por el tamaño de los contratos y porque los mismos se negocian en mercados oficiales en las principales ciudades del mundo.

La mejor opción, sin duda, para invertir en materias primas es mediante la compra de las acciones de empresas relacionadas con su extracción, producción y comercio, como pueden ser las petroleras para el petróleo y las mineras para el oro.

Curiosamente en la web del BBVA nos comentan que no aconsejan invertir en materias primas con estas acciones por el hecho de que se puede dar el caso de que el precio de una petrolera sube mientras el petróleo cae y viceversa, lo cual es verdad.

No obstante aquí tenemos que comentar algunas apreciaciones importantes, pues lo cierto es que a pesar de esos problemas, las acciones del sector son el mejor instrumento para invertir en las materias primas.

En primer lugar, es totalmente cierto de que muchas de esas acciones no dependan del todo del precio del crudo pues las mismas están sujetas a unas regulaciones, a una gestión determinada y varios detalles que pueden hacer que la empresa quiebre incluso cuando la materia prima este subiendo.

De acuerdo.

Pero hay que comentar las cosas desde un punto de vista mas dinámico y flexible.

En primer lugar, si vas a invertir en materias primas no deberías comprar solo una acción, pues puede darse el caso de que esa empresa tenga problemas de gestión y su precio caiga cuando el mercado suba.

Por eso, lo que debes hacer es comprar un paquete de acciones o algún fondo de inversión o ETF en el que coticen varias empresas del mercado de la materia prima. Sin duda, la primera opción, la de comprar las acciones por tu cuenta es la mejor, pero no todo el mundo tiene el capital para comprar 10 acciones diferentes de manera eficiente.

¿Por qué digo esto?

Pues por el hecho irrefutable por los datos históricos de que cuando el mercado de materias primas va bien, la mayoría de acciones del sector suben como la espuma, con alguna excepción de alguna que ha hecho las cosas mal.

Lo mismo podemos decir cuando hay un mercado bajista.

Por poner un ejemplo.

 

Ejemplos de inversión indirecta en materias primas

 

En los años 70 el petróleo paso de 2 a 30 dólares y en esos años el mercado general de acciones de los Estados Unidos tuvo una “década perdida”. Sin embargo, las acciones petroleras tuvieron un mercado alcista impresionante.

Lo mismo ocurrió con las acciones mineras del oro, que subieron de manera dramática mientras el metal paso de 35 dólares a los 800 en diez años.

Cualquier inversor que hubiera comprado un paquete de 15 acciones mineras de oro en 1968 vería como diez años después la mayoría de las mismas se habían multiplicado por 10 o más. Seguro que alguna se comportaría mal, pero para eso usamos las estrategias de diversificación.

En este sentido, y como vehículo ideal para inversores minoristas tenemos los ETFs y fondos de inversión de las acciones de los diferentes sectores.

 

Invertir en materias primas con opciones binarias

 

Otros instrumentos que se usan para “invertir en materias primas” son las opciones binarias, pero aquí no podemos hablar de inversión pues estamos hablando de mercados en los que los supuestos inversores negocian el precio del petróleo en rangos temporales que a veces duran solo 30 segundos.

Evidentemente cuando estamos comprando algo para venderlo a los 30 segundos estamos hablando de comercio no de inversión.

En este caos el comercio lo llamaremos trading para lo cual podremos negociar en los brokers de opciones binarias.

 

Invertir en materias primas con CFDs

 

Por último tenemos a los CFDs que son un instrumento a medio camino entre las acciones y las opciones binarias, los cuales nos pueden valer para negociar con vista a unos meses, es decir, a corto o medio plazo.

Con ellos también podremos comprar y vender en 30 segundos, pero no es para nada recomendable y estamos igualmente en trading de corto plazo.

Con los CFDs podremos jugar con apalancamiento, es decir, podremos comprar materias primas con solo tener una fracción del dinero.

Por ejemplo, compramos 10 contratos de oro valorados en 1.400 dólares cada uno, dando un total de 14.000 con solo poner 140 dólares en la cuenta.

Lo mismo podemos hacer con los futuros y de otra manera un tanto diferente con las opciones binarias.

Que aunque hayan quienes dicen que las opciones binarias no tienen apalancamiento ello en realidad no es así, pues aunque son otro tipo de instrumento, lo cierto es lo tienen pero de una manera diferente.

Invertir en el mercado de materias primas es excitante, sobre todo en momentos históricos en los que pensemos que las materias primas tienen mucho potencial para subir.

Por ejemplo, podemos ver que los años 80 y 90 fueron malos años para las materias primas, mientas que los 70 fueron muy buenos.

¿Qué ocurrirá en el futuro con las materias primas?

Deja un comentario